Publicado en Poesías y Citas

2 amaneceres después…

Te dejé besos en el rostro para que sean tu arenga en estos 2 amaneceres.
Noches de distancia, la tarde te aleja de mí hasta perderte en un recuerdo.
Te espero… ¿me esperas?
Quisiera ser una mano serena que se pose en tu hombro cuando te gane la guardia.
Quisiera ser el abrazo que necesites cuando te doblegue el cansancio.
Seré todo eso y mucho más, cuando entres a casa dos amaneceres después.

Anuncios