Publicado en Curiosidades, Reflexiones

Un buen compañero en el «crimen»

Cada vez me convenzo más que para cualquier cosa que decida encararse, hay que elegir muy bien a ese compañero/a. Sea para elegir un socio para un negocio, un compañero para la vida como amistad o matrimonio. La mejor conjugación es encontrar a esa persona, que sea nuestra antítesis, nuestra contraparte… Pero con los mismo valores y mismos objetivos, es decir, las dos caras de una misma moneda. De esta manera se puede equilibrar la balanza en un punto armonioso en pos del objetivo común.