Publicado en Poesías y Citas, Reflexiones

Rostros 2011

El 2011 me ha mostrado su costado más dulce y tierno a través de una sonrisa inocente, de unos ojos tan limpios que transparentan el alma más pura. Así mismo, jugó macabramente con mi corazón y dejó ver su sonrisa más cínica y su discurso más cruel pero por esto mismo me enseñó rostros amigos y palabras amables en gente que no supe ver antes.

Comprendí que todo pasa por algo, sólo que a veces no lo puedo entender. Este año aprendí a mantenerme fuerte, digna y firme en medio del vendaval, a mirar y a ayudar a otro pese a mi tristeza, y que hay que sacar algo en positivo de los fracasos.
Que la desilusión más profunda se olvida frente a los ojitos chispeantes y atentos de un alma inocente. Aprendí, a los golpes, que no todos valoran lo mismo, a no esperar nada (de nadie) para evitar caer en la desazón; entendí que las lágrimas son la sangre del alma y que no todo depende de mí; que hay señales que indican cosa, sólo hay que saber leerlas (y querer leerlas)
Aprendí que si todos esperamos a estar bien para ayudar, nadie nunca ayudaría a nadie; que es mejor ayudar a un amigo por más que tus ojos sigan húmedos de tanto llorar a refugiarte y ahorcarte en tus tristezas.

Lloré hasta ahogarme con mis propias lágrimas; hasta que éstas mismas perdieran fuerza, y cayeran sin querer llorarlas. Reí hasta el calambre de mis mandíbulas y mi estómago. Me enamoré y desenamoré de cada cosa y acción. Me apasioné con mi trabajo, me desilusioné con actitudes y palabras.
Me queda el recuerdo de una espalda esfumándose en la noche y los silencios y pausas de un teléfono que dice mucho más de lo que calla; me queda la sonrisa franca e honesta de un bebé, la mirada que dice que está aprendiendo de todo y ese abrazo pequeñito pero tan inmenso de esa almita, en mi día gris.
Lloré, reí, me silencié, me derrumbé, me volví a parar, me ilusioné, se fisuró mi corazón, se infartó (quebró) una parte de mi alma, redescubrí melodías en mis dedos y del concepto  con su serenidad de “cerrar los ojos y soltar –dejar ir-“

Y aquí estoy, repasando y archivando recuerdos, aprendiendo de cada día, a leer entre líneas, de todo cuanto este nutrido y frondoso año tuvo para darme… qué hago con todo esto en vistas del año que llega… depende 100% de mí.

Anuncios

Autor:

Devota del MKT, MKT digital, SMM. Soy geek y techie!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s