Publicado en Arte, Poesías y Citas, Reflexiones

Falling Picture by Igor Grushko Vayne

Adoro esta imagen. Este ilustrador digital, Igor Grushko Vayne;  es excelente… los trazos, las texturas y las luces que entrega en esta imagen son impecables.

Creo que muchas veces un libro (u otras cosas) logran el efecto de esta ilustración.
Logran que uno se entregue completamente a un relato, a una historia, un cuadro, un momento, un recuerdo, una imagen, y se siente como un sueño, uno siente que flota, que te transporta a otro lado, como si cayera en otro mundo.
¿Y ustedes… con qué sienten estas cosas?

Falling Picture by Igor Grushko Vayne.

Publicado en Poesías y Citas, Reflexiones

El ritual

Estos días de caminata en la playa, en donde uno se escucha el latir del corazón y el rumor constante de los pensamientos, sumado a  mi plan de redescubrir (y maravillarme)  las pequeñas cosas; me crucé con unos cuantos surfers… y pude ver el ritual que siguen antes de lanzarse al mar.

Me pareció mágico, místico… simple;esencial diría.

20130104_095710
Como si fuera un ritual de tributo al sol y al mar; como si el tiempo se detuviera en el vuelo de las gaviotas, los “surfers” miran primero el mar, escudriñándolo a la distancia, con total respeto.
Luego llenan su tabla, y compañera de emociones, con resina para después tomar algo que el mar les haya dejado de utensilio, como un caracol o una piedrita para sacar lo que sobre… Más tarde, se acercan al mar, dejan que él les bese los pies, y ellos se agachan a hacer reverencia y mojarse las manos… van entrando al mar de a poco… como pidiendo permiso.. mirando al horizonte, buscando la mejor zona, las mejores olas, como si en la brisa, las olas y el mar les susurrara algo…

Ya dentro, se montan en la tabla… y comienzan a bracear..sin prisa, sin pausa, hacia y en busca de la ola perfecta.

Tal vez sea una alegoría de nuestra vida… bracear en busca de nuestros sueños y anhelos; no importa cuántas veces la ola perfecta no llegue, o la pierdas, o te golpee, te tire… Siempre retomar, subirse a la tabla… (ese nexo que te rescata, que te mantiene a flote, que mantiene tu alma, sea la religión, la oración, tu familia, amigos, lo que quieras) bracear y seguir adelante en busca de ese momento perfecto en el que sentís una comunión con tu entorno, ese momento en el que todo toma forma y se conjuga de manera tal en que uno simplemente entiende (seguramente no conscientemente pero que lo siente), y sabe que está donde debe estar, con quienes tenga que estar. Ese momento como decía Steve Jobs en el que uno “conecta los puntos”.

A seguir braceando entonces…y buscando la ola perfecta, para estar en la ola perfecta…disfrutar y luego… buscar la próxima.

Publicado en Poesías y Citas, Reflexiones

Chau 2012… Hola 2013: Años bisagra

Con mis clásicos balances del año, aquí que encuentro… reviendo este año que ya se fue.
2012 fue un año complejo y si tuviera que ponerle palabras para etiquetarlo serían sumamente ambivalentes tales como vacío, indiferencia, frustración, pérdida, desilusión, decepción….amistades, lágrimas, sorpresas, paisajes, brisas, tiempos de cambio, garra, orgullo, dignidad, nervio, éxito…

IMG_20121104_171216

Viví una situación que jamás pensé vivir… sé que puse todo cuanto había que poner para tratar de salvar algo, que no se pudo salvar , así aprendí que no todo depende de mí; hay veces en que simplemente no hay nada más que yo pueda hacer, aunque esto traiga la pena, desilusión y traición más grande que cualquiera pueda sentir. No siempre se puede ganar ni puede salirte como uno anhelaba,  pese a mis ilusiones… el cuento no terminó bien, como en los cuentos de hadas. Pero, como la vida tiene eso de la clásica una de cal  y una de arena, así ocurrió y me crucé con gente maravillosa que este año me regalaron muchas sonrisas y manos amigas que no me dejaron caer (otra vez)

Este año me arrebató definitivamente el amor de una persona- en cuotas y de la manera más cruel-, pero me regaló la mirada cómplice y maravillada de mi ahijada, que me busque siempre para jugar y ser su aliada de aventuras;  y los saltos de mi perro que no me dejaba quedarme en letargo de la desilusión; cambié algunos tal vez  o “ay no sé, ¿te parece?” por unos sí y dejé dudas abrazadas por los  miedos de lado. Esto me permitió conocer gente maravillosa y otro país que me enamoró. Hubo un momento en el que tuve que decir “no más” y eso terminó de cercenar mi alma…

20121102_175751

Es así, el 2012 fue el año bisagra, viajé, recuperé dos años de letargo profesional en 7 meses intensos y mágicas, me marcó el “vuelo de la libélula” al punto que, para este nuevo año, voy a aceptar este  tiempo de cambio, (de cambio de piel, como la serpiente) esta transformación de lo que era mi vida, salir de esta “hibernación”,  abrir las alas, jugar con el viento, dejar volar mis anhelos, maravillarme de lo sencillos y encontrar la grandeza en las cosas simples y de aquellos que es verdaderamente importante, ser más efectiva en mi acciones y pensamientos, crecer, volver a escribir y retratar mi realidad a través de un lente,  seguir aprendiendo,  buscar y cazar mis sueños y objetivos como un depredador, dejando dudas y miedos a un lado y cambiando los tal vez por un sí.

Publicado en Poesías y Citas, Reflexiones

A la orilla del mar

I

El beso robado, torpe y frío, los porque sin respuesta, el mar agitado de dudas, el paso a paso y ese temor a caer otra vez que paraliza… Mas esa tenue luz de ilusión que susurra que tal vez sea diferente.

II

Ese saber, aún no hemos creado nuestros códigos ni nuestro dialecto, que no enlazamos miradas cómplices, ni signos de identidad propios de nuestro núcleo. En dos inviernos nos dedicamos a perdernos. A acercarnos cada vez mas al abismo de la rutina y la distancia.

III

El regalo de reyes: la luz

En busca de la mansedumbre en el corazón tumultuoso, buscando el norte de mi serenidad, se escabulle la luna casi llena entre veloces nubes de dudas y desconciertos mientras se enlazan en mítica y lejana melodía el vaivén del mar y un melancólico y anónimo saxo que se pierde entre el pinar en la noche. Mientras la mente cesa su vertiginoso galopar y el tiempo se detiene en una redonda sostenida… Todo toma justa mesura y dimensión. Los dedos se relajan olvidando su acostumbrado jugueteo con lo que ya no esta y finalmente se produce la ansiada pausa…

Ese silencio de tiempo y espacio, esa sensación de sosiego. Esa luz de paz en el alma.

IV

Cuando va adormeciendo el día y mi ventana me dispongo a cerrar, el lucero marca su brillo murmurándome abra, acaso, el corazón en cada ocaso de la ilusión que muere ante el tamiz de la razón.

Me murmura querellante pero silencioso… Quién soy yo, Quién sos vos… Que te debo y que me debes, en qué quedará de todo eso, de esta peregrinación hacia lo que podemos ser…

Y todo esto, depende sólo de dos.

Publicado en Poesías y Citas, Reflexiones

Rostros 2011

El 2011 me ha mostrado su costado más dulce y tierno a través de una sonrisa inocente, de unos ojos tan limpios que transparentan el alma más pura. Así mismo, jugó macabramente con mi corazón y dejó ver su sonrisa más cínica y su discurso más cruel pero por esto mismo me enseñó rostros amigos y palabras amables en gente que no supe ver antes.

Comprendí que todo pasa por algo, sólo que a veces no lo puedo entender. Este año aprendí a mantenerme fuerte, digna y firme en medio del vendaval, a mirar y a ayudar a otro pese a mi tristeza, y que hay que sacar algo en positivo de los fracasos.
Que la desilusión más profunda se olvida frente a los ojitos chispeantes y atentos de un alma inocente. Aprendí, a los golpes, que no todos valoran lo mismo, a no esperar nada (de nadie) para evitar caer en la desazón; entendí que las lágrimas son la sangre del alma y que no todo depende de mí; que hay señales que indican cosa, sólo hay que saber leerlas (y querer leerlas)
Aprendí que si todos esperamos a estar bien para ayudar, nadie nunca ayudaría a nadie; que es mejor ayudar a un amigo por más que tus ojos sigan húmedos de tanto llorar a refugiarte y ahorcarte en tus tristezas.

Lloré hasta ahogarme con mis propias lágrimas; hasta que éstas mismas perdieran fuerza, y cayeran sin querer llorarlas. Reí hasta el calambre de mis mandíbulas y mi estómago. Me enamoré y desenamoré de cada cosa y acción. Me apasioné con mi trabajo, me desilusioné con actitudes y palabras.
Me queda el recuerdo de una espalda esfumándose en la noche y los silencios y pausas de un teléfono que dice mucho más de lo que calla; me queda la sonrisa franca e honesta de un bebé, la mirada que dice que está aprendiendo de todo y ese abrazo pequeñito pero tan inmenso de esa almita, en mi día gris.
Lloré, reí, me silencié, me derrumbé, me volví a parar, me ilusioné, se fisuró mi corazón, se infartó (quebró) una parte de mi alma, redescubrí melodías en mis dedos y del concepto  con su serenidad de “cerrar los ojos y soltar –dejar ir-“

Y aquí estoy, repasando y archivando recuerdos, aprendiendo de cada día, a leer entre líneas, de todo cuanto este nutrido y frondoso año tuvo para darme… qué hago con todo esto en vistas del año que llega… depende 100% de mí.

Publicado en Poesías y Citas

La ceguera en el país de los ciegos

Nada peor que un tuerto en el país de los ciegos.
Los ciegos desarrollan el resto de sus sentidos, pero ¿si un tuerto maneja el reinado?
Una persona que no siente al cien por ciento el desarrollo del resto de sus sentidos;¿Puede ser capaz de transmitir la grandeza de ver y descubrir el mundo con otros sentidos?
¿O simplemente condiciona y no deja explorar y explotar el potencial?
¿Qué ocurre con esa persona con potencial que por ciertos condicionantes, principalmente psicológicos se posterga y hasta se doblega…?
Simple… Se posterga y hay cierto aspecto que lo lleva a disminuir su potencial y refugiarse en una pseuda-comodidad de avalar actitudes no avalables, y esa persona, con ese potencial, cae en la más gris y paupérrima mediocridad; y así la vida pasa…en todos sus aspectos.